Contact the Canadian Automotive Museum

 

 

99 Simcoe Street South
Central Oshawa, ON, L1H 4G7

(905) 576-1222

Since 1963 the Canadian Automotive Museum has preserved and shared the history of the Canadian automotive industry.

El Museo Canadiense del Automóvil

El Museo Canadiense del Automóvil

El Museo Canadiense del Automóvil abrió en 1963 como un proyecto comunitario para preservar y exhibir la historia automovilística de Canadá. Se apoyó al museo con aportes
financieros privados. En 1964 se lo inscribió como una institución sin fines de lucro.

 Póster que publicita la gran apertura del Museo Canadiense del Automóvil, 1963. Colección del Museo Canadiense del Automóvil.

Póster que publicita la gran apertura del Museo Canadiense del Automóvil, 1963. Colección del Museo Canadiense del Automóvil.

 Placa de McLaughlin Buick, 1922. Colección del Museo Canadiense del Automóvil.

Placa de McLaughlin Buick, 1922. Colección del Museo Canadiense del Automóvil.

Con una cantidad significativa de automóviles fabricados en Canadá y de propietarios canadienses, incluidos modelos raros y primeros modelos, tales como el Kennedy, el Tudhope, el McLaughlin Buick y el McKay, el museo brinda ejemplos importantes de la herencia automotriz única de Canadá.

El museo abrió en Oshawa, la "ciudad del motor" de Canadá, en un edificio rico en historia automotriz. De 1921 a 1931 fue el hogar de la concesionaria y el centro de servicio Ontario Motor Sales. El sitio ahora alberga una colección de más de 80 vehículos donados y una biblioteca de referencia sobre automóviles. En 1995, del patrimonio de John A. "Bud" McDougald, un prominente financista canadiense, se donaron al museo 21 vehículos de su colección de autos europeos, británicos y estadounidenses.

La dedicación de la comunidad del museo ha sido fundamental para garantizar la preservación de la historia automotriz de Canadá. Los voluntarios asisten para facilitar el crecimiento y la concientización pública sobre los programas, las exhibiciones y la investigación del museo. Donantes privados y subvenciones gubernamentales apoyan el cuidado de la colección del museo y el patrimonio arquitectónico del edificio. Estas maneras cruciales de dar refuerzan la participación de la comunidad y fomentan un mayor conocimiento del patrimonio canadiense.